sábado, 5 de diciembre de 2009

La variabilidad, una constante en nuestro clima


Siguiendo con la temática referente a identidades conceptuales como tiempo y clima, y a fenómenos (o tendencias de las variables atmosféricas o climatológicas) como el calentamiento global y el cambio climático, resulta interesante esta vez adentrarnos en la concepción de lo que se conoce como variabilidad climática, sus escalas temporales y los fenómenos que se le asocian. Esto con el fin de hacer un aporte a la comprensión de la situación actual, en la que somos agentes activos en la determinación de condiciones de vida propicias o no para el afianzamiento de las generaciones actuales y su continuidad en las generaciones futuras. Y cuando hablo de condiciones, hago referencia al entorno ambiental que envuelve o rodea al ser humano para permitir su desarrollo como especie viva, lógicamente haciendo hincapié en el clima, objeto principal de este escrito.

Desde tiempos remotos, o más bien desde su aparición, la vida del hombre ha estado ligada por completo a las condiciones climáticas de su entorno físico. Estas, han moldeado sus hábitos, sus rasgos culturales, han sido determinantes en la expansión o contracción de la población en determinados momentos de nuestra historia, en la escasez o abundancia de alimentos (y a su vez en la práctica del nomadismo o el sedentarismo), en las estructuras jerárquicas de sus sociedades, y en sus creencias. Tal como son determinantes hoy, aunque generalmente omitimos esa realidad creyendo en la perpetuidad de las condiciones de equilibrio climático que conocemos y en las cuales hemos vivido por mucho tiempo..

Ese continúo cambio de las condiciones climáticas a través de la historia, estudiado y conocido gracias a los métodos directos e indirectos de estudio de los climas del pasado propios de la Paleoclimatología, y generados por diversidad de factores naturales internos o astronómicos, a pequeña o gran escala temporal, ayudan a configurar, a través de su conocimiento, lo que constituye variabilidad climática y cambio climático; y a salir un poco de las confusiones y ambigüedades en las que se cae cuando se tratan estos temas. Sobre lo primero trataremos a continuación.

Si ahondamos un poco en la Paleoclimatología podemos conocer a grandes rasgos la continua sucesión de cambios climáticos que ha experimentado nuestro planeta; caracterizados por la superposición progresiva de unas condiciones de equilibrio sobre otras, manifestados en la intercalación entre épocas cálidas y glaciaciones (cuando nos remitimos a períodos más remotos en donde la unidad de medida es el millón de años e incluso cientos y miles de millones de años), o como a partir de períodos más recientes (los tres millones de años atrás cuando se acentuó el enfriamiento, donde a lo sumo hablamos de de miles de años), entre períodos glaciares e interglaciares.

Esas condiciones de equilibrio a las que se hace referencia y que han sido relativamente constantes en el tiempo y en el espacio durante períodos apreciables, es lo que conocemos como clima. Claro está que su definición teórica es más sofisticada. Pero lo pertinente es resaltar que el clima está relacionado con el concepto de permanencia y que tiene como objeto el análisis de procesos atmosféricos en torno a sus valores promedios, los cuales son producto de de la evaluación continua de observaciones en largos períodos de tiempo, y que son conocidos como Normales climatológicas. Estas son fundamentales para definirlo y compararlo.

Ahora, cabe señalar que el clima de la tierra depende del balance radiativo; es decir, del equilibrio en que se encuentra al emitir tanta energía como la que recibe. Este balance radiativo está controlado a su vez por factores forzantes, factores determinantes y por la interacción entre los subsistemas constituyentes del sistema climático.

Los factores forzantes por excelencia son la energía electromagnética proveniente del sol, que es la fuente de energía que acciona los procesos atmosféricos, y el efecto invernadero propiciado por la presencia de gases como el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, etc., en la atmósfera. Los factores determinantes son las condiciones físicas y geográficas que influyen en aspectos relacionados con la transferencia de energía y calor. Entre las cuales podemos mencionar la latitud, la elevación, la distancia al mar, la composición del relieve, la hidrografía, y la vegetación como los más significativos. El sistema climático está constituido por la porción del planeta en la cual se producen las interacciones físicas que condicionan el clima de la superficie, a saber: la atmósfera, la hidrosfera, la criosfera, la litosfera y, por supuesto, la biosfera, de la que hacemos parte. Estos subsistemas son altamente interactivos dada la gran superficie de contacto entre sí y sus dimensiones, especialmente la horizontal.

Teniendo en cuenta lo anterior y dada su característica estabilidad (consecuencia de las estadísticas calculadas en períodos más largos que los propios de la variación de tiempo meteorológico), el clima presenta fluctuaciones a escalas relativamente cortas que es lo que se conoce como variabilidad climática, la cual está asociada con el registro de datos por encima o por debajo de las normales climatológicas. La diferencia registrada entre la variable analizada con respecto a la normal climatológica se conoce como anomalía.

Entonces, la determinación de la variabilidad climática se logra mediante la determinación de las anomalías, las cuales se hacen evidentes cuando los valores de las variables climatológicas (temperatura, presión atmosférica, humedad, precipitación, etc.) fluctúan por encima o por debajo de sus valores promedios.

Las escalas temporales más significativas en que se presenta este tipo de variación están dadas en orden mensual, estacional, anual y décadal (también se pueden dar en intervalos temporales más largos), presentando fenómenos asociados para cada uno.

Por ejemplo, la variación estacional, a la que corresponde la fluctuación del clima a escala mensual y la determinación del ciclo anual de los elementos climáticos, está asociada a la secuencia de las estaciones de invierno, primavera, verano y otoño en latitudes medias; y a la alternancia de temporadas lluviosas y temporadas secas en latitudes tropicales, producto, principalmente, de la migración de la zona de confluencia intertropical (ZCIT), que es una de las más importantes fluctuaciones climáticas asociadas a esta escala.

Existe una variabilidad intraestacional que es de las menos estudiadas y está fundamentada en las evidencias que existen de oscilaciones que dentro de las estaciones determinan condiciones de tiempo durante decenas de días o de uno a dos meses. Dentro de estas oscilaciones se destaca una señal de tipo ondulatorio denominada de 30 – 60 días u oscilación de Madden-Julian (OMJ). Esta oscilación se distingue por los amplios sistemas de precipitación que se desplazan por los trópicos, sobretodo sobre los océanos Indico y Pacífico, aunque también tiene incidencia en el atlántico tropical. Su pronóstico es fundamental, ya que está asociada a la formación o inhibición de los ciclones tropicales; además, afecta también el tiempo en latitudes medias durante el invierno.

La variabilidad interanual acopla las variaciones climatológicas que hacen presencia de año en año, y puede estar relacionada con el balance global de radiación. Uno de los fenómenos enmarcados dentro de este tipo de variabilidad es el tan estudiado y conocido Niño – Niña (ENSO). Un fenómeno océano-atmosférico de escala planetaria que se presenta desde tiempos remotos (en el siglo XIII ya era conocido por los incas. Le llamaban “Timpu Llato”: tiempo caliente) y que tiene como principal escenario de actuación el océano pacífico tropical. Su presentación es tan irregular como sus consecuencias, pero definitivamente está ligado a la variabilidad del clima a corto plazo.

Los fenómenos asociados a las escalas temporales señaladas están caracterizados, a su vez, por fenómenos de tiempo atmosféricos de diferentes dimensiones espaciales y grados de intensidad que impactan de forma significativa el desarrollo de las actividades del ser humano en diferentes lugares o regiones donde son característicos. Hacen parte de la fluctuación normal del clima y por si solos no constituyen, por muy extremos que sean, fundamento valido para hablar de cambio climático. Solo cuando las anomalías obedecen a una tendencia de largo plazo (30 años o más) y se modifican los patrones normales, podemos hablar en estos términos, aunque a veces con cierto maquillaje propagandístico, y en diferentes vías, se nos intenta confundir.

Sobre el calentamiento actual y su tendencia no existe discusión, hay suficiente consenso. Está documentado hasta la saciedad que a partir de 1860 con la finalización de la pequeña edad de hielo, entramos en un período de calentamiento (aunque han existido períodos cortos de enfriamiento) que aún hoy persiste y probablemente se extenderá. Donde no existe total consenso científico es en cuáles son los factores forzantes de ese incremento progresivo de la temperatura media global. ¿Natural, antrópico o ambos a la vez? De ser los dos ¿Cuál tiene mayor incidencia? Son algunas de las preguntas más frecuentes y a las que se busca responder con más certezas.

Pero independientemente de las respuestas, tenemos que hacer nuestra parte.


Nelson Vásquez Castellar
www.cambioclimatico.com

Fuente: Atlas climatológico de Colombia - IDEAM
El cambio climático global - Vicente Barros
El largo verano - Brian Fagan
Imagen: Desde la optica de un niño.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Malas noticias sobre el cambio climático



A 23 días del inicio de una crucial cumbre sobre cambio climático en Copenhague, Dinamarca, las últimas señales sobre el avance del calentamiento global no son alentadoras.



Del corazón de América del Sur al océano Glacial Ártico, los efectos del cambio climático se hacen sentir.

Según un estudio publicado en la revista Science, la capa de hielo en Groenlandia está desapareciendo de forma cada vez más rápida, a un ritmo mucho mayor que hace siete u ocho años, lo que está contribuyendo al aumento del nivel del mar.

Uno de los investigadores del equipo internacional de científicos que realizó la investigación le dijo a la BBC que desde 2000 se han derretido más de 1,5 billones toneladas de hielo.

Si todo el hielo de Groenlandia se derritiera, el nivel del mar aumentaría siete metros y muchas zonas bajas quedarían inundadas.

Este deshielo se ha producido, entre otras cosas, por el calentamiento de la atmósfera relacionado con el cambio climático.

Los autores del estudio esperan que sus hallazgos llamen aún más la atención sobre la urgencia de llegar a un acuerdo en la cumbre de Copenhague, en diciembre.

El encuentro, muy esperado, está siendo preparado desde hace tiempo en busca de lograr un consenso sobre cuánto deben reducirse las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, los países aún no se han puesto de acuerdo y algunos temen que algunos objetivos sean "inalcanzables", entre ellos el Instituto de Ingenieros Mecánicos del Reino Unido.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

lunes, 9 de noviembre de 2009

El calentamiento global podría disparar la actividad volcánica

Los geólogos están intentando desesperadamente trabajar y compartir los datos en un intento por entender cómo el calentamiento del planeta afectará a la violenta actividad geológica.

Mientras los niveles del dióxido de carbono atmosférico se incrementan cada vez más, el planeta se calienta, los problemas asociados a la fusión del hielo aumentando el nivel del mar; también se “destaparán o activarán” los volcanes. Pero en el momento en qué y cómo estas bestias magmáticas inestables soplarán en un mundo más cálido es difícil de predecir.

"El hecho es que nosotros estamos causando el cambio de clima contemporáneo para el futuro. [Los peligros geológicos son] otra lista de cosas que nosotros hemos pensado en ello, " dice a Bill McGuire del Aon Benfield UCL Hazard Research Centre en University College London. Él organizó una reunión de vulcanólogos y de oceanógrafos en la Universidad los días 15-17 de septiembre de 2009 para llamar la atención del problema.

Sobre el hielo fino

Una prioridad es desarrollar modelos globales de cómo los cambios en el clima causan cambios en actividad geológica, y de cómo esos procesos se retroactúan en el sistema. Actualmente, tales modelos apenas existen, dice David Pyle, experto vulcanólogo de la Universidad de Oxford, Reino Unido, que habló en la reunión.

“Como el grosor del hielo se está haciendo más fino, puede haber un aumento en la explosividad de las erupciones.”

El problema es complejo, exacerbado por la dificultad de la separación que fuerza por el clima de los efectos de una erupción volcánica - los aerosoles emitidos por una erupción tendrán consecuencias en la química atmosférica, que alternadamente afectan al clima. "

Las consecuencias complejas de la actividad volcánica para la biosfera atmosférica siguen siendo mal entendidas," Pyle dice.

Pero hay definitivamente una cierta evidencia que menos hielo significa erupciones más dramáticas. "Mientras que el grosor del hielo se está haciendo más fino, puede haber un aumento en la explosividad de las erupciones, " dice a Hugh Tuffen de la Universidad de Lancaster, Reino Unido. Tuffen ha pasado tiempo en muchos países, incluyendo Islandia y Chile, estudiando los volcanes. Los efectos del cambio del clima durante los 100 años próximos serán diferentes para diversos volcanes, dice, y mucho más datos son necesarios si debemos entender cuales pueden ser esos efectos. Pero tales datos no son triviales de recoger: los volcanes están aislados, los lugares son peligrosos por los viajes y por analisis de campo.

Deficiencias de los datos

Por ejemplo, en Islandia en el final del período pasado del deshielo, hace aproximadamente 11.000 años, había un punto enorme en la actividad volcánica que es probablemente ahora debida al aguanieve que inunda el área. En los volcanes islandeses, el hielo proporciona una tapa protectora que, cuando se elimina, hace que el magma de debajo de la superficie se descomprima mucho más rápidamente de lo que está ocurriendo y a través del movimiento geológico normal. El estado estacionario que existe generalmente se pierde, haciendo erupciones más rápidas y más explosivas. No hay mucho retardo entre el cambio climático y la erupción volcánica en estos casos, dice Tuffen.

Pero en los Andes los volcanes son diferentes. Tienen compartimientos del magma debajo de ellos. Mientras que el hielo se derrite, la tapa protectora se pierde otra vez. Esto también pudo haber causado un aumento en actividad volcánica en el pasado, pero porque los compartimientos del magma están hasta los 5 kilómetros de profundidad, es confuso saber cómo el volcanismo aumentó rápidamente después del deshielo, dijo Sebastian Watt, que trabaja con Pyle en la Universidad de Oxford.

Watt ha recogido datos a partir de 32 centros volcánicos en Chile para intentar demostrar una tendencia más general de la aceleración de la actividad volcánica. Él ha utilizado la datación de radiocarbono para resolver las edades de varias muestras de roca y de esto ha trazado cuándo y dónde los volcanes a través de la espina dorsal de Suramérica entraron en erupción durante los últimos 18.000 años. Desafortunadamente, se ha destruido mucho de esta evidencia. "La datación es un problema; hay una escasez de datos de radiocarbono, " dice Watt.

Amenaza confusa


Tuffen advierte que muchas vidas podrían estar en peligro. En Chile, en los Nevados de Chillán, un área que parece particularmente susceptible al cambio del clima, los geólogos locales advirtieron, dice, cuando una estación de esquí fue construida cerca de un volcán.

Tony Song del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, ha modelado un panorama hipotético en el cual la fusión podría accionar un derrumbamiento subterráneo enorme, causando un tsunami glacial enorme. "Mientras que las placas de hielo se derriten más rápidamente que lo pensado, éstos se debería pensar más," dice Song.

"Todavía nosotros no sabemos realmente cuál será la amenaza durante los 100 años próximos, " dice Tuffen. " No pienso en que debemos estar alarmados, pero nosotros debemos pensar en la mitigación del peligro." McGuire afirmó. " El IPCC [el panel intergubernamental del cambio del clima] no ha tratado esta clase de peligro, " dice. " Usted tiene una mejor ocasión de hacer frente a cualquier clase de peligro si usted sabe lo que está sucediendo" agrega. " El cambio del clima no sólo está en la atmósfera y la hidrosfera; está también en la geosfera”

Publicado el 17 Septiembre de 2009 | Nature | doi:10.1038/news.2009.926

Fuente: Revista RAM
http://www.nature.com/news/

sábado, 7 de noviembre de 2009

Huracanes, un aporte para su entendimiento

Rumbo a Copenhague... sin acuerdo


La ronda de negociaciones de Naciones Unidas sobre cambio climático llegó a su fin en Barcelona, España, sin que países ricos y pobres arreglaran sus enormes diferencias de cara a la próxima convención de Copenhague.

Según la ONU, alrededor de 40 jefes de Estado o de gobierno ya se han comprometido a asistir a la reunión de la capital danesa, que tendrá lugar en el mes de diciembre. Pero, como explicó el enviado especial de la BBC, Matt McGrath, muchos cuestionan si su presencia servirá para forjar un acuerdo, dado que las negociaciones previas han fracasado.

Los propios organizadores de la ONU tuvieron que admitir que apenas se ha progresado en la mayoría de los asuntos que se trataron en Barcelona, por lo que se necesitará más tiempo para poder sellar un acuerdo, probablemente un año.

El objetivo es consensuar un documento vinculante que reemplace al Protocolo de Kioto, el plan contra el calentamiento global de la ONU que vence en 2012.

Los negociadores quieren que los líderes mundiales lleguen a Copenhague con números y compromisos concretos para reducir las emisiones de gases contaminantes y sumas detalladas de ayuda a países pobres.

El pedido de África

Varios países africanos protestaron a lo largo de la semana por lo que consideran una falta de ambición de los países industrializados a la hora de poner cifras concretas sobre la mesa.

Muchos apuntaron directamente a Estados Unidos, que se ha mostrado reticente a ofrecer un compromiso hasta que el Congreso de este país apruebe las leyes internas sobre cambio climático, que se debaten estos días.

El funcionario de Naciones Unidas que lidera las conversaciones sobre cambio climático, Yvo de Boer, confirmó que EE.UU. planteará algo más que promesas vagas.

"El presidente Obama ha prometido acción ante el cambio climático, se ha comprometido ante la ONU mostrando su liderazgo, y está comprometido con los resultados de Copenhague", dijo. "Los objetivos de EE.UU. serán una parte esencial de ese éxito, y yo confío en que así será".

De Boer confía en que Copenhague pueda ofrecer un acuerdo político que agrade a los países pobres, especialmente en lo referente a la cesión de tecnología para las naciones en desarrollo.

"Lo que necesitamos es un poco más de tiempo para elaborar el lenguaje político. Eso (...) necesita tiempo", le dijo a la BBC.

Sin embargo, no todos son tan optimistas. El negociador de la Unión Europea, Artur Runge Metzger, dijo que esos países deberían proponer medidas, independientemente de cuál sea la ayuda exterior.

"Por supuesto es interesante que los países en desarrollo hagan demandas a los países industrializados, pero en una negociación es importante que muestren sus cartas y sepamos qué están dispuestos a hacer ellos. No se trata de esperar en una esquina a ver qué hace el resto", advirtió.

Fuente: BBC Mundo
Imagen: www.tripadvisor.es

viernes, 30 de octubre de 2009

La contaminación que vino del pasado


Hace tiempo que los científicos saben que los glaciares están derritiéndose rápidamente a consecuencia del calentamiento global. Pero, ¿qué consecuencias puede acarrear esto para el medio ambiente? Un grupo de expertos suizos acaba de hacer un descubrimiento alarmante.

Un equipo de científicos del Instituto de Química y Bioingeniería de Suiza, dirigido por el profesor Christian Bogdal, llevó a cabo un estudio exhaustivo de los sedimentos depositados en la base del lago glaciar de Oberaar, en los Alpes cercanos a Berna.

El motivo de la investigación fueron las continuas observaciones de cambios en el medio ambiente de la zona.

Síntomas extraños

Desde hace unos años, algunos lagos adoptaron colores extraños, especies de algas hasta entonces ajenas a esos ecosistemas aparecieron a grandes altitudes y ciertos peces comenzaron a presentar deformidades.

Lo que Bogdal halló en los sedimentos fue preocupante.

Productos químicos, ahora prohibidos, pero de uso común en todo el mundo hace sólo 40 años, se habían conservado en el fondo del hielo glaciar después de haber sido transportados por el aire y arrastrados por la nieve.

Los análisis revelaron altos niveles de dioxinas, policlorobifenilos y pesticidas organoclorinos, una serie de compuestos tóxicos que en la mayoría de casos comenzaron a dejar de utilizarse en los '80 y '90.
Amenaza

Ahora, el deshielo los está haciendo aflorar de nuevo y su presencia está alcanzando tasas que no se habían visto desde los años sesenta.

Según informa el corresponsal de la BBC en Zúrich, Imogen Foulkes, los científicos eran conscientes de que los glaciares podrían desaparecer, pero no esperaban lo que podrían dejar tras de sí.

En declaraciones a la BBC, Bogdal aseguró que, de momento, la salud de los humanos no está amenazada, pero que esta contaminación del pasado está afectando a la fauna y la flora alpinas.

El científico suizo cree que quizá ya sea demasiado tarde para detener el deshielo de los glaciares, pero espera que sus investigaciones ayuden a frenar el cambio climático y a que los productos químicos que utilizamos hoy no perjudiquen a las generaciones siguientes.

Tomado de BBC Mundo

martes, 27 de octubre de 2009

Temática: Efecto invernadero, Calentamiento global y Cambio climático


A la luz del devenir cotidiano relativo a la preocupación que existe en torno al incremento progresivo de la temperatura media global del planeta durante los últimos 100 años aproximadamente; así como de las manifestaciones asociadas a este fenómeno, palpables en algunas regiones en mayor medida que en otras, es considerable hacer claridad en cuanto a la real concepción de cierta terminología de la que se hace uso cuando nos referimos a la dinámica climática de nuestros días.

Se habla del Efecto invernadero como si fuera algo nuevo, una amenaza que nos acecha por los pecados cometidos contra el planeta, dejando de lado o desconociendo su importancia en la configuración de la Tierra como un planeta habitable. Se hace referencia a los términos calentamiento global y cambio climático indistintamente, especialmente cuando hay manifestaciones meteorológicas que se salen de los promedios, pero incluso también cuando ocurren sucesos relacionados más con las deficiencias de infraestructura de los lugares en donde tienen ocurrencia que a evidencias puntuales de una variación inusual de tiempo atmosférico que pueda ser asociada al calentamiento global, tales como inundaciones, desbordamientos o deslizamientos de terrenos. La lista es amplia y la real dimensión del problema relacionado con el aumento de la temperatura global es opacada por la ambigüedad con la que es tratado por algunos medios de comunicación al informar a la opinión pública, o cuando con cierto cálculo político el tema es utilizado por algunos personajes, especialmente gobernantes, para desviar la atención sobre otros temas.

Como el uso de estos términos se ha hecho tan común, en ocasiones sin saber si a lo que nos referimos guarda relación o no con estos, se intentará hacer claridad en torno a lo que son los fenómenos de Efecto invernadero, Calentamiento global y cambio climático. (Previamente se recomienda la lectura del artículo Clima, tiempo y calentamiento global como base para el afianzamiento de los conceptos reseñados).

Sus características fundamentales y sus distinciones se esquematizan a continuación:

La tierra recibe radiación electromagnética proveniente del sol, la cual es transportada en bandas de longitudes de onda comprendidas entre 0.15 y 4.0 micrones. De esta radiación, el 9%, aproximadamente, pertenece al ultravioleta, el 45% al espectro visible y el 46% al infrarrojo. Por esto, algunas veces se dice que la radiación solar es una radiación de onda corta. Solamente el 43% de esta radiación es realmente absorbido por la superficie terrestre, el resto lo absorbe la atmósfera en cantidades mínimas o es reflejado y difundido por el suelo y la atmósfera.

La radiación ultravioleta es absorbida, en su mayor parte, por el ozono estratosférico. El vapor de agua es el gas que absorbe la radiación visible en cantidades importantes, aunque también lo hacen en menor medida, las nubes y los polvos de acuerdo al momento. Las nubes reflejan gran parte de la radiación cuando están presentes, mientras que otros gases y partículas atmosféricas la difunden en diferentes direcciones, parte de esa radiación llega al suelo como radiación difusa. De tal manera que la radiación que llega al suelo es la suma de la radiación directa y de la difusa, suma que recibe el nombre de radiación solar global.

La energía de onda corta emitida por el sol se convierte en calor. La tierra remite a la atmósfera esta energía como radiación infrarroja en la banda de 4.0 y 80 micrones que es radiación de gran longitud de onda, y constituye la que comúnmente se le llama radiación terrestre. Una parte de esta radiación terrestre sale hacia el espacio, mientras que otra parte es absorbida por algunos gases que minoritariamente están presentes en la atmósfera, tales como vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), ozono (O3), metano (CH4), oxido nitroso (N2O) y algunos aerosoles, entre otros. Estos gases tienen la particularidad de permitir la penetración de la energía solar hasta la superficie terrestre pero atrapan selectivamente el flujo ascendente de radiación infrarroja emitido por la Tierra. Generando así un efecto protector denominado “efecto invernadero”.

Este efecto produce un calentamiento general de la atmósfera baja y de la superficie terrestre. Gracias a su existencia, la temperatura media del planeta se eleva a +15°C, es decir, 33°C más que la que esta tendría si estos gases no estuvieran presentes en la atmósfera.

Desde la revolución industrial, en el siglo XVIII, las actividades humanas (industriales, domesticas y comerciales), han sido capaces de modificar el beneficioso efecto natural que proporcionan los gases atmosféricos mencionados. Así, la combustión de combustibles fósiles, la destrucción de las selvas tropicales y otras actividades llevadas a cabo por el hombre han contribuido con el incremento de la presencia de CO2 en un orden aproximado del 25% desde 1860, así como del metano y el oxido nitroso. Esto ha conllevado a un efecto invernadero repotenciado, es decir, mayor que el originado por procesos naturales.

El calentamiento progresivo de la tierra debido a dichas actividades es el fenómeno al cual se le denomina Calentamiento global. Los registros de mediciones indican un aumento de aproximadamente 0.6°C en la temperatura media mundial desde fines del siglo XIX, teniendo repercusiones en la elevación del nivel medio del mar, en la disminución de la capa de nieve en las latitudes medias y altas del hemisferio norte, en el retroceso de casi todos los glaciares montañosos presentes en regiones no polares y en el incremento sostenido de las precipitaciones en algunas regiones del mundo y sequías en otras. Es el fenómeno de rigor al que nos enfrentamos hoy, un calentamiento global que ciertamente entraña importantes variaciones, no solo en la temperatura, sino en otras variables climáticas importantes para la vida y para las actividades productivas como la humedad, la precipitación y los vientos.

El término cambio climático hace referencia a las modificaciones del clima por causas naturales, ya sean cambios astronómicos, modificaciones en la cantidad de energía emitida por el sol, erupciones volcánicas o modificaciones en la vegetación, los cuales se han presentado alternadamente durante la historia del planeta.

El cambio climático se puede entender como la transición, debido a algunas de las causas mencionadas, a un nuevo estado de equilibrio, pero con nuevos valores promedios para algunas de sus variables. Cambios climáticos han ocurrido en el pasado y seguramente ocurrirán en el futuro, por diversas causas y no solo por cambios en la concentración de lo gases de efecto invernadero; pues el clima es un sistema dinámico que evoluciona con el tiempo. La geología aporta evidencias indicativas de que el clima de la tierra ha cambiado en el pasado en diferentes escalas de tiempo (millones, miles, cientos, decenas de años) en virtud de causas naturales; su existencia y la supervivencia de las especies han estado estrechamente ligadas a los cambios de clima.

Pero hoy, de continuar la tendencia que desde 1976 sigue el calentamiento global, la configuración de nuevas condiciones climáticas, aunque no precisamente de equilibrio, no se harán esperar y podría tener lugar un acontecimiento completamente inédito: un cambio climático cuyo principal forzante tendría como origen causas antropogénicas.

En orden de ideas podríamos considerar la siguiente secuencia: Un aumento en la concentración de gases de efecto invernadero (H2O, CO2, O3, CH4, N2O y algunos aerosoles), sobretodo dióxido de carbono (CO2), potencia dicho efecto, repercutiendo en el aumento progresivo de la temperatura media global de la baja atmósfera y de la superficie terrestre (calentamiento global), lo que paulatinamente, y de manera sostenida en el tiempo, conlleva la modificación de las condiciones climáticas iniciales a un nuevo estado (cambio climático).

Seguiremos con la temática.


Nelson Vásquez Castellar.

Fuente: LA TADEO, Calentamiento global más ciencia, mejores políticas.

El calentamiento global tiene su mapa


El gobierno británico presentó un mapa en el que sintetiza lo que ocurriría en el mundo ante un aumento de cuatro grados centígrados en la temperatura global.

El mapa, que fue dado a conocer en el Museo de Ciencia de Londres, muestra una selección de los diferentes impactos de este aumento en diversas áreas de la actividad humana.

Entre estos figuran temperaturas extremas, sequías, escasez de agua, menor productividad agrícola, el riesgo de incendios forestales y el aumento del nivel del mar.

El mapa se basa en el trabajo de investigadores del Centro Hadley, dependiente de la Oficina Meteorológica Británica, y otros científicos.

Según el Departamento de Energía y Cambio Climático británico, se espera que las cosechas de los principales cultivos disminuyan en los centros de producción más importantes.

Además, la mitad de los glaciares del Himalaya se reducirán de manera significativa hacia 2050. Como consecuencia de esto, el 23% de la población china sufrirá la falta de agua que se produce gracias al derretimiento de estos hielos, vital durante la estación seca.

Esas serían algunas de las consecuencias que se prevén en caso de que la temperatura global aumente 4 grados respecto a los niveles previos a la era industrial.

"Para enfrentar el problema del cambio climático, todos nosotros -cancilleres, ministros de medio ambiente, departamentos de defensa y funcionarios de todas las áreas del gobierno y la sociedad- debemos trabajar juntos para que la temperatura global no aumente más de dos grados", señaló el ministro de Asuntos Exteriores británico, David Miliband, durante la presentación del mapa.

Fuente: BBC Mundo
Imagen: BBC Mundo

domingo, 25 de octubre de 2009

¿Corales al congelador?


Los arrecifes de coral están bajo una amenaza tal que se prevé congelar muestras para evitar que desaparezcan.

Legisladores de 16 países se reunieron en Copenhague (Dinamarca) para encontrar posibles salidas ante el cambio climático.

Uno de los temas sobre la mesa fue el futuro de los corales, que si bien ocupan menos de un 0,25% de la superficie oceánica representan fuente de alimento, ingresos y protección de las costas para medio millón de personas en el mundo.

Según explica el corresponsal de ciencia de la BBC Matt McGrath desde la capital danesa, políticos y científicos presentes en la cumbre estuvieron de acuerdo en que las emisiones de carbono crecen tan rápido que hay que tomar medidas para salvar a los arrecifes.

Una de las opciones que se barajaron fue la de congelar muestras de diferentes especies de coral y almacenarlas en nitrógeno líquido.

Si en el futuro las temperaturas globales se estabilizaran, entonces se podría reintroducir los corales en el mar.

Biodiversidad amenazada

El Dr. Simon Harding, de la Sociedad Zoológica de Londres, dijo a la BBC que "definitivamente" ésa es una opción posible, aunque señaló que queda por verse cómo se podrían reconstruir los arrecifes a partir de las muestras.

"Es un esfuerzo desesperado por salvar la biodiversidad de los arrecifes, en los que conviven sistemas extremadamente diversos," señaló.

Según investigaciones recientes, una de las mayores concentraciones de coral del mundo conocida como el Triángulo de Coral en el sudeste asiático podría desaparecer debido al cambio climático antes de que termine este siglo.

Esto tendría un gran impacto en la seguridad alimentaria y la fuente de sustento de miles de personas.

Fuente: BBC Ciencia

miércoles, 21 de octubre de 2009

Redes de niebla dan agua a Lima


Por Dan Collyns

Parecen enormes redes de voleibol abandonadas que, en una de las laderas de las muchas colinas en la capital peruana miran en dirección oeste hacia el océano Pacífico.

Se inició como un experimento hace dos años y ahora están dando un salvavidas a algunos de los residentes más pobres de Lima.

La ciudad recibe un promedio de poco más de 40 milímetros de lluvia al año, pero lo que no consigue en los chaparrones, lo compensa la niebla.

Durante nueve meses del año gran parte de la ciudad costera está envuelta en la niebla del mar y estas redes se están utilizando para atraparla.

Las redes capturan la niebla en su malla de plástico grueso y las gotas caen en canales improvisados cuyo desagüe se efectúa en tanques del tamaño de piscinas ubicados más abajo en la ladera.

Usando cuatro de estas simples estructuras de ocho metros por cuatro metros, esta comunidad, encaramada en las estribaciones de los Andes, en el distrito de Villa María del Triunfo, puede recolectar alrededor de 240 litros de agua cada noche y una cantidad similar durante el día.

Irónicamente, un lugar que está casi siempre envuelto en niebla, se llama Bellavista.

"Han mejorado nuestra vida"


"Estas redes de niebla han mejorado nuestra calidad de vida. Podemos cultivar verduras para nuestras familias y usar esta humedad, que de otro modo se perdería, en lugar de tener que comprar agua", dijo Noe Neira Tocto.

Las verduras ayudan a alimentar a estas familias de bajos ingresos, pero igual es necesario comprar agua para uso doméstico, como lavar y cocinar, agregó la entrevistada.

También se dedican al cultivo de árboles de Tara, cuyo fruto contiene taninos que se utilizan para el tratamiento de muebles de cuero.

La comunidad espera que el dinero obtenido de la venta de la fruta ayude a pagar por el mantenimiento de las redes. "Nuestro sueño es hacer esta agua apta para beber", dijo.

Vida sostenible


A pesar de vivir en la periferia de la ciudad, los residentes de Bellavista son de zonas rurales que emigraron a la capital para buscar trabajo.

Los recién llegados consiguen la tierra que está más arriba en la colina, donde no hay conexión al suministro de agua municipal.

La agricultura es algo natural para los residentes como Olga Arce, quien emigró a Lima hace dos décadas.

"Toda persona que vive aquí es originaria de las zonas rurales. Para nosotros es natural cultivar y todos tenemos nuestras huertas", agregó.

Decenas de miles de peruanos podrían terminar emigrando a la ciudad pues el cambio climático parece estar ya interrumpiendo el ritmo de las estaciones en los Andes.

Vulnerable al cambio climático


Perú, que alberga el 70% de los glaciares tropicales del mundo, es uno de los países más vulnerables al cambio climático.

Como los glaciares se reducen, es cada vez menor la cantidad de agua derretida que fluye a los ríos que abastecen a la zona árida, donde vive casi tres cuartas partes de la población.

Los modelos de cambio climático predicen que, eventualmente, van a desaparecer por completo.

El crecimiento caótico de Lima representa también una grave amenaza para los ya escasos recursos hídricos. La población, ahora de 8,5 millones, se ha más que duplicado en los últimos 30 años.

Es una de las ciudades más grandes del mundo que se encuentran en medio de una zona árida y alrededor de una cuarta parte de sus habitantes carecen de servicios básicos de agua.

Otra imagen

En el otro lado de la ciudad, en San Martín de Porres, ha surgido una imagen muy diferente de Bellavista. No hay agua corriente ni mucho menos niebla.

"Aquí estamos a 15 minutos del palacio de gobierno y la gente ha estado viviendo aquí durante 50 o 60 años sin agua", señaló Abel Cruz, quien encabeza el grupo Peruanos Sin Agua.

"Es increíble que esto esté sucediendo, hay internet, teléfono y televisión por cable, pero no hay agua, la necesidad más básica para la vida humana", dijo.

Más de 250.000 personas en este barrio dependen de los camiones cisterna privados. Y pagan hasta 10 veces más que los residentes de barrios de clase media de Lima, como Miraflores, quienes tienen agua corriente. Llenar un barril cuesta alrededor de 50 centavos de dólar.

"Mis hijos sufren de parásitos e infecciones intestinales debido a que el agua por la que pagamos ni siquiera se trata, es de un pozo", dijo Amanda Solís, líder comunitaria que hace campaña para que el gobierno coloque tuberías en su calle.

¿Agua para todos?


Guillermo León, director de Sedapal, la empresa estatal encargada de administrar el servicio de agua potable y alcantarillado en Lima y Callao, dijo que están comprometidos a que el 100% de los limeños tengan agua corriente y estén conectados a un sistema de alcantarillado para 2011.

"Entendemos que la democracia significa el acceso a los servicios básicos. Pero tenemos que hacer un llamamiento a la solidaridad de las personas que ya tienen agua para reducir su consumo. No tiene sentido establecer nuevas tuberías para sólo proporcionar un hilo de agua", explicó.

Los residentes de Lima que tienen la suerte de tener agua corriente consumen unos 250 litros al día, según Sedapal.

Esto es simplemente incompatible con los recursos hídricos de la ciudad. Las autoridades estiman que si los habitantes redujeran su consumo en 10 litros cada día, se podría suministrar agua a otras 130.000 familias.

"Cuando Francisco Pizarro fundó la ciudad de Lima, nunca imaginó que habría tanta gente viviendo aquí", aseguró León.

Un tercio de la población del Perú vive en la capital y sigue creciendo por las nuevas oleadas de migrantes.

Pese a los planes de construir túneles para llevar agua fresca del Amazonas, además de plantas de desalinización de agua de mar y una revisión de las tuberías de la capital, todavía no será suficiente agua, dijo León, a menos que los residentes de Lima cambien sus hábitos.

"Sin estos y otros cambios, Lima será totalmente insostenible y probablemente tengamos que cambiar de capital", agregó.

Fuente: BBC Mundo
Imagen: cuidatumundo.com

jueves, 15 de octubre de 2009

Mensaje del Gran Jefe Seattle.


En el año 1854, el presidente de los Estados Unidos le hizo a una tribu indígena la propuesta de comprar gran parte de sus tierras, ofreciendo en contrapartida, la concesión de otra "reserva". La carta de respuesta del Jefe Seattle, distribuida por la ONU (PNUMA, programa para el medio ambiente) y más adelante publicada íntegramente, ha sido considerada, a través del tiempo, como uno de los más bellos y profundos pronunciamientos hechos sobre la defensa del medio ambiente.

El Gran Jefe Blanco de Washington nos envió un mensaje diciendo que quiere comprar nuestras tierras. El gran jefe nos envió también palabras de amistad y de buena voluntad. Esto es muy amable por su parte, pues sabemos que él no necesita nuestra amistad. Sin embargo nosotros meditaremos su oferta, pues sabemos que si no vendemos vendrán seguramente hombres blancos armados y nos quitarán nuestras tierras.

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?, esta idea nos parece extraña. Si no somos dueños de la frescura del aire y del brillo del agua, ¿cómo es posible comprarlos?

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva con sigo la historia del hombre piel roja.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Washington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar de que ella es sagrada, y deben enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.

Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, vosotros deberéis dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Una porción de tierra, para el tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.

La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.

Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las vuestras. Tal vez sea por que el hombre piel roja es un salvaje y no comprenda.

No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera, o el batir las alas de un insecto. Más tal vez sea por que soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.

¿Que resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas al rededor de un lago? Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos. El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre - todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, el debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

Por lo tanto, vamos a meditar sobre vuestra oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo como es que el caballo humeante de fierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales, en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo. Vosotros debéis enseñar a vuestros niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de vuestros abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a vuestros niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo. Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; el es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo. Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.

Vosotros podéis pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, El es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre blanco.

La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.

Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar. ¿Dónde están los árboles?, desaparecieron.
¿Dónde está el águila?, Desapareció. Es el final de la vida y el inicio de la sobrevivencia.

Pero vosotros caminaréis hacia el desastre brillando gloriosamente, iluminados con la fuerza del dios que os trajo a este país y os destinó para dominar esta tierra y al piel roja. Dios os dio poder sobre los animales, los bosques y los pieles rojas por algún motivo especial. Ese motivo es para nosotros un enigma. Quizás lo comprendiéramos si supiésemos con qué sueña el hombre blanco, qué esperanza trasmite a sus hijos en la largas noches de invierno y qué ilusiones bullen en su imaginación que les haga anhelar el mañana.

Pero nosotros somos salvajes y los sueños del hombre blanco nos permanecen ocultos. Y por ello seguiremos distintos caminos, porque por encima de todo valoramos el derecho de cada hombre a vivir como quiera, por muy diferente que sea de sus hermanos.

No es mucho realmente lo que nos une. El día y la noche no pueden convivir y nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestro país y enviarnos a una reserva. Allí viviremos aparte y en paz. No tiene importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Nuestros hijos vieron a sus padres denigrados y vencidos. Nuestros guerreros han sido humillados y tras la derrota pasan sus días hastiados, envenenando sus cuerpos con comidas dulces y fuertes bebidas. Carecen de importancia dónde pasemos el resto de nuestros días. Ya no serán muchos, Pocas horas más quizás un par de inviernos, y ningún hijo de las grandes tribus que antaño vivían en este país y que ahora vagan en pequeños grupos por los bosques, sobrevivirán para lamentarse ante la tumba de un pueblo, que era tan fuerte y tan lleno de esperanzas como el nuestro.

Pero cuando el último piel roja haya desaparecido de esta tierra y sus recuerdos sólo sean como la sombra de una nube sobre la pradera, todavía estará vivo el espíritu de mis antepasados en estas riberas y en estos bosques. Porque ellos amaban esta tierra como el recién nacido ama el latir del corazón de su madre.

Pero ¿por qué he de lamentarme por el ocaso de mi pueblo? Los pueblos están formados por hombres, no por otra cosa. Y los hombres nacen y mueren como las olas del mar. Incluso el hombre blanco, cuyo dios camina y habla con él de amigo a amigo, no puede eludir ese destino común. Quizás seamos realmente hermanos. Una cosa si sabemos, que quizás el hombre blanco descubra algún día que nuestro Dios y el vuestro, son el mismo Dios. Vosotros quizás pensáis que le poseéis, al igual que pretendéis poseer nuestro país, pero eso no podéis lograrlo. Él es el Dios de todos lo hombres, tanto de los pieles rojas como de los blancos. Esta tierra le es preciosa, y dañar la tierra significa despreciar a su Creador

También los blancos desapareceréis, quizás antes que las demás razas. Continuad ensuciando vuestro lecho y una noche moriréis asfixiados por vuestros propios excrementos.

Nosotros meditaremos vuestra oferta de comprar nuestra tierra, pues sabemos que si no aceptamos vendrá seguramente el hombre blanco con armas y nos expulsará. Porque el hombre blanco, que detenta momentáneamente el poder, cree que ya es Dios, a quien pertenece el mundo.

Si os cedemos nuestra tierra amadla tanto como nosotros la amábamos, cuidadla tanto como nosotros la cuidamos, y conservad el recuerdo de tal como es cuando vosotros la toméis.

Y con todas vuestras fuerzas, vuestro espíritu y vuestro corazón, conservarla para vuestros hijos y amadla como Dios nos ama a todos.

Pues aunque somos salvajes sabemos una cosa: nuestro Dios es vuestro Dios. Esta tierra es sagrada. Incluso el hombre blanco no puede eludir el destino común. Quizás incluso seamos hermanos. ¡Quien sabe!

Fuente: La estrategia del avestruz Racional, Omar Aktouf.
Imagen: midulcepatria.cl

www.blogactionday.org/

El Ártico "se quedará sin hielo en 10 años"



BBC, Ciencia y Medio Ambiente

El Océano Ártico podría estar libre de hielo y convertirse en un paso abierto para la navegación durante el verano dentro de diez años, anunció un especialista en regiones polares de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

"Es como si el hombre le estuviese sacando la tapa a la parte norte del planeta", dijo el Profesor Peter Wadhams durante la presentación de los hallazgos de la "Inspección del Ártico Catlin" en Londres.

La expedición recorrió 435 kilómetros de hielo a principios de año.

Liderados por el explorador Pen Hadow, las mediciones tomadas por el equipo señalan que el grosor promedio de los témpanos de hielo es de 1,8 metros, un grosor típico del llamado hielo "del primer año", formado durante el invierno anterior y más vulnerable al deshielo.

Si se toma en cuenta las crestas de hielo entre los témpanos, el grosor del hielo es de 4,8 metros.

"La información de la Inspección del Ártico Catlin apoya la nueva opinión consensuada -basada en las variaciones estacionales de la extensión y el grosor de los hielos, cambios en la temperatura, en los vientos y especialmente en la composición de los hielos- de que el Ártico estará libre de hielos dentro de aproximadamente 20 años y que gran parte del deshielo ocurrirá dentro de 10 años", explicó Wadhams.

"Esto significa que podremos considerar al Ártico como un mar abierto en el verano, que permite el paso del transporte a través del Océano Ártico", agregó.

Fallas

Según Wadhams, la navegación rápida, el acceso más fácil a las reservas de gas y petróleo son algunos de los beneficios del deshielo a corto plazo.

Pero a largo plazo, el perder una característica permanente del planeta puede provocar una aceleración del calentamiento, un cambio en la circulación de los océanos y la atmósfera y puede tener efectos desconocidos en los ecosistemas por la acidificación de los océanos.

Durante la expedición, que tuvo lugar entre el 1º de marzo y el 7 de mayo, Pen Hadow y sus colegas Ann Daniels y Marin Hartley tuvieron que enfrentar condiciones climáticas extremas -incluyendo vientos helados de 70º bajo cero- demoras en los vuelos que traían suministros y alimentarse con raciones mínimas.

Cuando me encontré con ellos allí, como parte de un equipo de la BBC que se sumó al vuelo que llegó a recogerlos, los tres habían perdido peso y se los veía agotados por la experiencia.

La expedición estuvo plagada de fallas técnicas. Un sistema de radar pionero, diseñado para medir el hielo, se rompió apenas iniciado el viaje.

Otra herramienta para medir el agua bajo las capas de hielo ni siquiera funcionó.

Los problemas técnicos forzaron al equipo a recurrir a la perforación manual del hielo, lo cual hizo que se progresara más lentamente y también los obligó a descartar el plan de llegar al Polo Norte.

Hadow admitió que la expedición no generó un "gran salto hacia adelante" en cuanto al conocimiento, pero sí representa un paso para entender mejor los problemas claves del Ártico.

Su opinión fue respaldada por Wadhams, que cree que la expedición ha logrado obtener información sobre el hielo que no se puede obtener mediante los satélites.

Fuente: BBC Mundo
Imagen: tec.nologia.com

martes, 13 de octubre de 2009

La gran pregunta: ¿Ha comenzado ya el cambio climático?


He aquí algunas consideraciones a tener en cuenta.

El clima de la tierra ya se está ajustando a las emisiones pasadas de gases de invernadero. El sistema climático debe ajustarse a las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) a fin de mantener equilibrado el balance de energía mundial. Ello significa que el clima está cambiando y ha de seguir cambiando a medida que los niveles de gases de invernadero sigan subiendo. Los científicos en la actualidad están persuadidos de que en conjunto el volumen de pruebas ofrece un panorama del calentamiento del mundo y otros cambios en el sistema climático.

Los registros de mediciones indican un aumento de 0.6ºC a 0.8ºC en la temperatura media mundial desde finales del siglo XIX. Estas observaciones son coherentes con las proyecciones de los modelos acerca de la envergadura del calentamiento hasta la fecha, en particular cuando se incluye el efecto refrigerante de los aerosoles. En gran parte, el calentamiento se produjo de 1910 a 1940 y de 1976 hasta la actualidad. En el hemisferio norte es probable que la velocidad y duración del calentamiento del siglo XX haya sido mayor que en cualquier otro período durante los últimos mil años. Además, es probable que el decenio de 1990 haya sido la década más cálida del milenio, y 1998, el año más caluroso.

El nivel medio del mar se ha elevado de 10 a 20 cm. A medida que las capas superiores de los acéanos se calientan, el agua se expande y aumenta el nivel del mar. Los modelos indican que un calentamiento de 0.6ºC en efecto deberían dar como resultado el aumento del nivel del mar hasta la fecha. Pero otros cambios más difíciles de predecir, también afectan el nivel del mar real y aparente, en particular las caídas de nieve y el derretimiento de los casquetes polares de Groenlandia y la Antártica y el lento resurgimiento de los continentes septentrionales liberados del peso de los glaciares de la era de nieve.

La capa de nieve ha disminuido un 10% desde finales del decenio de 1960 en las latitudes medias y elevadas del Hemisferio Norte. Es también muy probable que durante el siglo XX la duración anual de la capa de hielo de los lagos y los ríos se haya acortado en cerca de dos semanas. Durante este tiempo han retrocedido también casi todos los glaciares montañosos registrados en regiones no polares. En las últimas décadas la extensión del hielo del Mar Ártico en primavera y en verano ha diminuido en cerca de 10 – 15%, y el hielo probablemente ha adelgazado en un 40% durante fines del verano y principio del otoño.

Hay más precipitaciones en muchas regiones del mundo. Se ha medido un aumento de 0.5-1% por década en la mayoría de las zonas de latitudes medias y elevadas en los continentes del Hemisferio Norte, acompañado por una expansión del 2% de la capa de nubes. Las precipitaciones de tierras tropicales (10ºN – 10ºS) parecen haber aumentado en un 0.2 – 0.3% por decenio. Por otra parte, durante el siglo XX se ha observado en las zonas terrestres subtropicales del Hemisferio Norte (10-30ºN) una disminución de cerca del 0.3% por década. En algunas partes de Asia África parecen haberse agravado la frecuencia e intensidad de las sequías.

La manera en que el clima ha cambiado durante el siglo XX es coherente con lo que se había previsto a raíz de los aumentos en los gases de efecto invernadero y los aerosoles. Las pautas de calentamiento resultantes de observaciones espaciales son coherentes con las previsiones de los modelos. Por ejemplo, las mediciones realizadas en la superficie desde globos y satélites muestran que bien si la superficie de la Tierra se ha estado calentando, la Estratosfera se ha enfriado. Además, la Tierra se calienta más lentamente por encima de los océanos que sobre la tierra, en particular en las regiones oceánicas en que el agua de la superficie se mezcla hacia abajo, distribuyendo el calentamiento hacia las profundidades de los océanos. Otro ejemplo es la reducción del calentamiento en las zonas afectadas por los aerosoles.

En general hay pruebas nuevas y más concluyentes de que en gran parte el calentamiento observado en los últimos 50 años puede atribuirse a las actividades humanas.

Tú ¿Qué opinas?

Fuente: Carpeta de información sobre el cambio climático. PNUMA, OMM, OMS Y UNFCCC
Imagen: reta.eu
www.cambioclimatico.com

"Tenebroso" mensaje del clima del pasado


Los investigadores estudiaron los sedimentos oceánicos para calcular los niveles de CO2 en los últimos 20 millones de años.

Descubrieron que los niveles que se consideran los "adecuados" para afrontar el cambio climático actual están asociados con una realidad muy preocupante: unos niveles del mar de entre 25 y 40 metros más altos que los de hoy en día.

Los expertos que publican esta investigación en la revista Science explican que sus hallazgos profundizan el conocimiento que se tiene de los vínculos históricos entre la cantidad de CO2 en la atmósfera y el clima.

Los últimos 800.000 años han podido ser estudiados con gran detalle gracias a las perforaciones realizadas en la Antártida, donde las temperaturas históricas y los contenidos de la atmósfera han dejado una serie de rastros químicos enterrados en los hielos eternos.

Pero es muy difícil conocer qué sucedió antes de esos 800.000 años. Los nuevos registros cuentan con estimaciones mucho más precisas que las disponibles hasta ahora sobre lo que ocurrió en ese período de 20 millones de años.

Niveles sostenidos

Las investigaciones recientes han permitido conocer mejor el período Mioceno, que comenzó poco antes de hace 20 millones de años.

Al comienzo de esta era, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se ubicaba cercana a las 400 partes por millón (ppm), pero unos seis millones de años después comenzó a decaer, una tendencia que contribuyó a la formación del casco antártico y la capa de hielo perenne que cubre el Ártico.

Las altas concentraciones se deben probablemente a la intensa actividad volcánica en lo que hoy es la cuenca del río Columbia en América del Norte, donde unas formaciones rocosas conocidas como basalto de inundación evidencian que hubo una época en la que rutinariamente la roca fundida fluía sobre la superficie terrestre.

En los milenios subsiguientes, las concentraciones de dióxido de carbono han sido mucho más bajas. En los últimos millones de años oscilaron entre las 180 ppm y las 280 ppm, al compás de las distintas eras del hielo y los períodos interglaciales más cálidos.

Ahora, las emisiones humanas de gases que producen el efecto invernadero han devuelto estas concentraciones hacia un nivel cercano a las 400 ppm, una barrera que con toda probabilidad se superará en la próxima década.

"Lo que hemos demostrado es que en el último período en que las concentraciones de CO2 se sostenían en torno a los niveles actuales, el nivel del mar era de entre 25 y 40 metros superior al actual", explica la directora de la investigación, Aradnha Tripati, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA).

"Con niveles sostenidos de CO2 como los actuales, no se requieren grandes cambios en la concentración atmosférica para que se derritan los cascos de hielo", le dijo a la BBC.

Los altos niveles de CO2 y los altos niveles de los mares quedaron asociados tras su investigación a temperaturas de entre 3 y 6 grados centígrados más altas que el promedio actual.

Sin dudas

"Esto (...) hace que el futuro luzca más tenebroso de lo que muchos pensaban antes", señaló Jonathan Overpeck, que formó parte de un estudio sobre climas ancestrales del Panel Intergubernamental sobre Cambios Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) en 2007.

"Si alguien todavía duda de la relación entre el CO2 y el clima, debería leer ese informe", agregó.

El nuevo registro no implica que el incremento en los niveles de CO2 deba resultar de manera definitiva en cambios enormes en los niveles del mar, o que los mismos ocurran rápidamente, apuntó la doctora Tripati, la directora de la investigación.

"No existen analogías perfectas en el pasado para el cambio climático hoy o en un futuro", indic

Fuente: BBC Mundo

Imagen: sobreargentina.com

www.cambioclimatico.com

lunes, 12 de octubre de 2009

CAMBIO CLIMÁTICO-ISLANDIA: A recuperar pantanos


Por Lowana Veal

REYKJAVIK, oct (IPS/IFEJ ) – Islandia propondrá que la restauración de pantanos se considere como método de reducción de emisiones contaminantes, en la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se realizará en diciembre en Copenhague.

Los pantanos son áreas donde el agua está presente o cercana a la superficie. Constituyen un hábitat importante para los pájaros y ayudan a controlar inundaciones.

En Islandia, varios humedales desecados han sido restaurados, incluyendo partes de un santuario de aves cercano al meridional pueblo de Eyrarbakki, donde en 1997 se bloquearon las zanjas para impedir que el agua se agotara.

“Quienes asuman tal actividad tendrán que implementar un inventario exhaustivo de los pantanos, tanto sobre los inalterados como sobre los secos”, dijo a esta periodista Hugi Ólafsson, director de políticas y asuntos internacionales en el Ministerio de Ambiente de Islandia.

“Ellos tendrán que poder presentar información creíble sobre los créditos y débitos de carbono a partir de las actividades de drenaje y restauración”, agregó.

“En la última década, Islandia, así como otros países del Anexo I (naciones industrializadas que se comprometieron a reducir sus emisiones contaminantes bajo el Protocolo de Kyoto), ha desarrollado un buen inventario de actividades de silvicultura, y también un trabajo pionero en materia de re-plantación. Por lo tanto, hay una experiencia considerable para dar forma a un inventario de pantanos”, dijo Ólafsson, quien ha investigado el tema ampliamente.

La práctica de plantar árboles en tierras que previamente no fueron forestadas se propuso como medio de vincular el carbono al suelo (mediante el proceso de fotosíntesis, por el que los árboles capturan dióxido de carbono) para compensar las emisiones producidas por industria e individuos en la vida cotidiana.

Cada vez que los pantanos son restaurados, enlentecen la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, haciendo que el suelo lo absorba.

Cuando los pantanos son alterados o destruidos se libera más dióxido de carbono que cuando se talan bosques. Éste es especialmente el caso de las turberas, que contienen materia orgánica muerta, con una proporción de carbono de alrededor de 50 por ciento. Éstas se forman en condiciones húmedas donde la falta de oxígeno dificulta la descomposición. Por lo tanto, la humedad limita la liberación de dióxido de carbono.

Las negociaciones sobre el cambio climático han renovado el interés por las turberas a causa de su alto contenido de carbono, que se libera a la atmósfera cuando son dañadas o drenadas.

Ésta es la lógica que guía la inclusión de la restauración de pantanos y turberas como medio para que los países del Anexo 1 obtengan créditos en el marco del acuerdo que sucederá al Protocolo de Kyoto tras su expiración, en 2012, y que se espera surja de la reunión de Copenhague.

Las turberas y humedales representan alrededor de tres y seis por ciento respectivamente de la superficie de la Tierra. (Todas las turberas son humedales, pero no todos los humedales son turberas).

Una “evaluación global sobre las turberas, la diversidad y el cambio climático” realizada el año pasado por las organizaciones no gubernamentales internacionales Wetlands International y Global Environment Centre mostró que las emisiones de dióxido de carbono generadas a partir de turberas secas o dañadas equivalen a más de 3.000 millones de toneladas anuales, o alrededor de 11 por ciento de las emisiones mundiales de combustibles fósiles.

Los pantanos dañados o destruidos continúan emitiendo dióxido de carbono durante décadas, hasta que se agota toda la turba, a menos que el hábitat se restaure.

Volver a hidratar las turberas puede causar un aumento en las emisiones de metano, pero esto casi siempre se compensa con una reducción mucho mayor en las emisiones de dióxido de carbono y óxido nitroso. Estos tres son gases de efecto invernadero, causantes del recalentamiento planetario.

A fin de crear más tierra para la agricultura, los granjeros islandeses drenaron una porción considerable de pantanos durante la segunda mitad del siglo XX, principalmente construyendo desagües.

Es difícil cuantificar el alcance de las emisiones generadas por los humedales desecados y dañados, pero se estima que equivalen a casi la mitad de las liberadas por la quema de combustibles fósiles y por los procesos industriales en el país.

Estas emisiones pueden reducirse de modo significativo si se bloquea los desagües y se aumenta el nivel del agua. Si se recuperan los pantanos, la biodiversidad del humedal original también podrá restablecerse en buena medida.

“Bajar la plataforma hídrica mediante el drenaje de turberas conduce a la rápida descomposición del carbono orgánico de la turba”, explica Susanna Tol, del capítulo holandés de Wetlands International.

“El oxígeno permite que se produzca la descomposición aeróbica (con oxígeno), que es 50 veces más rápida que la anaeróbica (sin oxígeno)”, agregó.

“Las emisiones de dióxido de carbono que desprenden las turberas desecadas generalmente aumentan con una mayor profundidad de drenaje y climas más cálidos. El proceso de oxidación puede interrumpirse con la restauración de las turberas. Esto se hace re-hidratando las turberas drenadas”, dijo.

La propuesta se planteó en las reuniones de cambio climático desde que se introdujo la idea de la restauración de humedales como actividad afín a la sección sobre “Uso de la tierra, cambio en el uso de la tierra y silvicultura” (LULUCF, por sus siglas en inglés), en las conversaciones climáticas que tuvieron lugar en agosto de 2008 en Accra.

Las actividades LULUCF están permitidas bajo el Protocolo de Kyoto –firmado en 1997 y en vigencia desde 2005– como manera de que los países compensen sus emisiones de gases invernadero.

Al plantar árboles, cambiar las prácticas agrícolas o volver a cubrir un territorio de vegetación, se producen sumideros o reservas que vinculan el carbono y los gases invernadero al suelo.

Por lo tanto, la LULUCF está permitida como método para que los países reporten sus emisiones netas de gases contaminantes.

“Hemos recibido muchos comentarios positivos y sentimos que tenemos un buen apoyo para la propuesta. Recibimos muchas preguntas técnicas sobre cómo funcionaría en la práctica”, dijo Ólafsson.

Esas preguntas “son buenas y necesarias a fin de desarrollar la idea hasta convertirla en una propuesta operativa. No hemos oído de nadie que se oponga a la propuesta por cuestión de principios, pero nos damos cuenta de que será un trabajo arduo desarrollarla más, junto con muchas otras propuestas relativas a la LULUCF”, añadió.

Islandia se comprometió a reducir por lo menos 15 por ciento de los gases invernadero para 2020, en relación a los registros de 1990.

De hecho, esto puede equivaler a una reducción de 25 por ciento, y actualmente se permite liberar 10 por ciento extra de dióxido de carbono bajo el Protocolo de Kyoto, a raíz de la Disposición de Islandia. Ésta le fue concedida al país por tener muy poca industria pesada en ese momento y porque casi toda la energía de Islandia procede de fuentes renovables.

Al país se le permitió aumentar sus emisiones en unos 1,6 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono, a partir de nuevos proyectos industriales, además de su 10 por ciento extra en el marco del Protocolo de Kyoto.

La Disposición de Islandia puede volverse irrelevante en enero de 2013, cuando entren en vigor las regulaciones europeas sobre las emisiones de la industria pesada.

Parte del objetivo de reducir las emisiones de gases invernadero para 2020 se logrará plantando árboles y otra vegetación. Si la restauración de pantanos se permite como actividad LULUCF, Islandia espera poder disminuir aún más sus emisiones.

* Este artículo es parte de una serie producida por IPS (Inter Press Service) e IFEJ (siglas en inglés de Federación Internacional de Periodistas Ambientales) para la Alianza de Comunicadores para el Desarrollo Sostenible (http://www.complusalliance.org).

Fuente: Costaricahoy.info

Imagen: meteociel.fr

Extinción de animales antes de lo previsto


Un grupo de científicos alertó de un alarmante incremento en la extinción de especies animales por culpa de las amenazas a la biodiversidad y a los ecosistemas.

Varios especialistas, que se reunirán la próxima semana en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para debatir sobre biodiversidad, culparon a los líderes mundiales de no cumplir con sus compromisos de reducir la pérdida de los hábitats donde viven especies en peligro de extinción.

Las últimas estadísticas señalan que los índices de extinción de especies animales son mucho mayores de lo que se había previsto hace apenas unos años, como explicó el periodista de la BBC Emilio San Pedro.

"Los cambios de ecosistemas y pérdidas de biodiversidad se han acelerado. Los ritmos de extinción de especies son al menos 100 veces más elevados que los que existían antes de la aparición de seres humanos y se espera que sigan en aumento", aseguró a la agencia EFE Georgina Mace, vicepresidenta del grupo de científicos Diversitas.

Este panel de expertos trabaja para un programa internacional establecido en 1991 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Consejo Internacional para la Ciencia, que promueve la investigación científica sobre biodiversidad.

Lo peor, en agua dulce

Las principales amenazas a las especies son la contaminación, el cambio climático y el crecimiento de las ciudades, dijeron los expertos.

Los más afectados, según Diversitas, son las especies de agua dulce como los peces, las ranas, las tortugas y los cocodrilos.

Estos animales se extinguen seis veces más rápido que sus parientes terrestres y marinos, aseguraron. De hecho, algunos de los expertos predicen que en 2025 ya no habrá ningún río en China que acabe desembocando al mar (a excepción de la temporada de inundaciones).

Diversitas se reunirá este martes para marcar nuevas metas que frenen esta desaparición de fauna.

Además, recordarán a los políticos que nunca cumplieron la promesa hecha hace ya siete años en Johannesburgo de frenar la pérdida de biodiversidad antes de 2010.

Fuente: BBC Mundo
Imagen: http://www.otrasfronteras.com/archivos/imagenes/animales-inteligentes.jpg

domingo, 11 de octubre de 2009

Sin avances ronda sobre cambio climático


La más reciente ronda de conversaciones por el cambio climático en Bangkok, Tailandia, finalizó este viernes con divisiones profundas acerca de la forma que debe tener un nuevo tratado global.
Los países en vías de desarrollo quieren una extensión del Protocolo de Kioto, mientras que los desarrollados buscan un acuerdo completamente nuevo.

Además, las naciones pobres y los grupos ambientalistas acusan a Occidente de la falta de ambición.

Ahora, sólo quedan cinco días de negociaciones en Barcelona, España, a principios de noviembre, hasta la cumbre de Naciones Unidas (ONU) en Copenhague, Dinamarca, en diciembre próximo.
Allí se espera que se finalice un nuevo tratado mundial de lucha contra el calentamiento global que prosiga e intensifique los esfuerzos del Protocolo de Kioto, que expira en 2012.

"Los países en vías de desarrollo están frustados y es totalmente comprensible", consideró Alden Meyer, de la ONG estadounidense Union of Concerned Scientists.

"Si los países industrializados no muestran sus cartas en cuestión de financiación, no habrá acuerdo, está claro", agregó.

Divisiones

Delegados de unos 180 países pasaron las últimas dos semanas intentando aclarar los términos y opciones de un borrador que será la base del nuevo acuerdo.

Y, si bien hubo progresos durante la sesión, según los delegados, todavía persisten divisiones fundamentales, señala el corresponsal de la BBC para temas ambientales, Richard Black.

"Sobre la mesa están todos los ingredientes y lo que han de hacer es renunciar a sus propios intereses y dejar que prevalezca el interés común", dijo Yvo de Boer, responsable de la Secretaría del Cambio Climático de la ONU.

"Es urgente que los gobiernos encuentren soluciones y eleven sus ambiciones", añadió. Pero los negociadores están buscando formas de implicar a Estados Unidos y que los países en vías de desarrollo cumplan con sus recortes de emisiones a partir de 2013 después de que concluya la primera fase de Kioto.
entre el 2008 y el 2012.

Posición de EE.UU.

"Es ahora el turno del país desarrollado de dejar claro qué pretende del acuerdo (en Copenhague)", dijo Michael Zammit Cutajar, que preside un grupo negociador clave de la ONU, y que recalcó la necesidad de compromiso de los países en desarrollo.


Kioto sólo obliga a 37 naciones industrializadas, pero no a Estados Unidos, a cumplir con los objetivos obligatorios de emisionesLas dos semanas de discusiones en Bangkok recordaron que el regreso de Estados Unidos a la negociación climática -tras años de inacción bajo el anterior gobierno de George W. Bush- conlleva problemas como el formato del próximo acuerdo y el nivel de compromiso en términos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, el formato legal del propuesto tratado emergió como un asunto de relevancia.

De Boer dijo que hay tres alternativas en la mesa: un documento completamente nuevo, una extensión del Protocolo de Kioto y una "serie de decisiones" tomadas en las conversaciones en Copenhague.

Sin embargo, el corresponsal de la BBC destaca que "esto es mucho más que un asunto legal".

Los países en desarrollo insisten con el Protocolo de Kioto porque ya contempla las obligaciones de las naciones desarrolladas -recortar más emisiones de las actuales y proveer ayuda financiera a los países más pobres.

"Estamos consternados por la falta de voluntad de varios de nuestros socios desarrollados para ir en esta dirección", indicó Shyam Saran, líder de la delegación de India.

La insistencia de poner un nuevo acuerdo dentro del marco Protocolo de Kioto podría, sin embargo, impedir toda posibilidad de compromiso de Estados Unidos, acota el corresponsal de la BBC.

El Senado estadounidense no ratificó el Protocolo de Kioto y es improbable que ratifique un nuevo acuerdo construido sobre los mismos principios.

Fuente: BBC


Imagen: EPA

Un mar cada vez más muerto

Islandia: el ciber-refugio ideal


Desde la crisis financiera, Islandia se ha visto forzada a retirarse de la burbuja en que vivía, y de vuelta a la naturaleza.

Afortunadamente, hay mucho de esa naturaleza en donde encontrar refugio.

Islandia es un mundo impresionante de volcanes, praderas sin fin y panoramas invernales etereos.

No es, uno pensaría entonces, el sitio más obvio para poner millones de los servidores de computadoras del mundo que son, pese a su utilidad, un poco menos atractivos.


Pero ahora ese país está buscando exactamente eso: convertirse en la capital mundial del poder de cómputo.

Detrás de todas las grandes empresas de internet hay enormes y crecientes centros de datos llenos de servidores trabajando.

Se cree que Google, por ejemplo, tiene cerca de un millón de servidores, pero incluso operaciones informáticas menos intensivas, como por ejemplo los bancos, necesitan cientos de miles de servidores para almacenar toda su información.

El problema es que, mientras estas computadoras parecen inocuas, utilizan bastante energía.

Está por supuesto la energía que se necesita para los servidores mismos, pero casi tan importante es la energía que se usa para refrigerarlos.

"Por cada vatio que se gastan operando los servidores" dice el doctor Brad Karp de la Universidad de Londres, "las mejores empresas, las que son más cuidadosas acerca de la optimización de la eficiencia típicamente encuentran que gastan entre 40 y 60% de energía extra en refrigerarlos".

Clima frío

En Islandia, con su clima frío todo el año y su agua fría y fresca, se necesitaría apenas una fracción de esa energía. Eso representaría un ahorro importante.

A las afueras de la capital, Reykjavik, los trabajos están avanzados en la construcción de un primer sitio cuyos dueños esperan que de inicio a una fiebre de construcción de edificios para servidores.

En cerca de un año, si todo sale bien, las primeras empresas comenzarán a rentar espacio en este centro de datos.

Y si este resulta exitoso, se planean otros centros.

La empresa promotora espera que la demanda sea enorme porque a medida que aumenta el número de servidores en todo el mundo, se avecina una gran nube ambiental: toda esa energía quiere decir un aumento en la producción de CO2.

Islandia tiene más energía de la que puede usar internamente.

"La industria de los centros de datos está a la par con la industria de las aerolíneas en cuanto a su huella de carbono", dijo Jeff Monroe, jefe de Verne Global, una empresa de centros de datos trabajando en Islandia.

"Pero, si se piensa acerca del crecimiento de esas dos industrias, el crecimiento de la industria de centros de datos es exponencialmente mayor a la de las aerolíneas.

Ya producen tanto CO2 como las aerolíneas.

Verne Global piensa que pronto la huella de carbono del mundo digital se volverá "inaceptablemente alto".

Y ahí es cuando los recursos naturales de Islandia pueden ser todavía más importantes.

Enorme ahorro

Las fuerzas volcánicas que forjaron el terreno también le han dado al país grandes cantidades de energía geotérmica. El 100% de la electricidad del país viene de fuentes renovables y es básicamente libre de carbono, la mayoría de ella generada de agua calentada bajo la superficie.

Monroe explica lo que pasaría si una empresa mudara su sede a Islandia.

"El ahorro de carbono sería enorme".

"Por ejemplo, si una empresa grande de internet operando miles y miles de servidores los reubicara en Islandia, esa empresa ahorraría más de medio millón de toneladas métricas de carbono al año".

Así que se tiene un clima más frío y una abundancia de energía verde.

Pero uno no quisiera mover su centro de datos a un sitio que efectivamente queda en la mitad de ninguna parte, a menos que tenga buenas conexiones al resto del mundo.

Islandia ha estado ocupada tendiendo cables de fibra óptica para conectar el país con América del Norte y Europa.

Los cables ofrecen una capacidad de más de cinco terabytes por segundo.

Viajando por esta tubería, los datos almacenados en Islandia podrían estar en Londres en apenas 17 milisegundos.

Al estar en casa mirando Youtube uno no lo sabría, pero incluso eso es demasiado lento para algunos.

Industria grande

Gudmundur Gunnarson, jefe de la empresa de comunicaciones Farice, explica algunos de los problemas.

"Hay servicios financieros muy sensibles que no pueden salir más allá de la autopista periférica que rodea a Londres", dice.

"Por eso, todo tiene que estar dentro de ese círculo, pero para aproximadamente el 70% del resto del tráfico, esa demora no es un problema grave".

Incluso cuando la velocidad no es un problema, sin embargo, el atractivo de Islandia no es para todos.

Las empresas tendrán que superar sus tendencias naturales a pedir más y más servidores, y algunos pueden tener temores relativos a la seguridad de almacenar sus datos en un lugar remoto.

Pero Islandia espera que en los próximos cinco a diez años, esta será una de sus mayores industrias.

Y, en un giro irónico que no pasará desapercibido en una nación empobrecida por el colapso de la industria financiera, se rumorea que uno de los primeros clientes en firmar un acuerdo para mudar sus servidores a Islandia es precisamente uno de los mayores bancos de inversión de Estados Unidos.


Fuente: BBC