martes, 13 de octubre de 2009

"Tenebroso" mensaje del clima del pasado


Los investigadores estudiaron los sedimentos oceánicos para calcular los niveles de CO2 en los últimos 20 millones de años.

Descubrieron que los niveles que se consideran los "adecuados" para afrontar el cambio climático actual están asociados con una realidad muy preocupante: unos niveles del mar de entre 25 y 40 metros más altos que los de hoy en día.

Los expertos que publican esta investigación en la revista Science explican que sus hallazgos profundizan el conocimiento que se tiene de los vínculos históricos entre la cantidad de CO2 en la atmósfera y el clima.

Los últimos 800.000 años han podido ser estudiados con gran detalle gracias a las perforaciones realizadas en la Antártida, donde las temperaturas históricas y los contenidos de la atmósfera han dejado una serie de rastros químicos enterrados en los hielos eternos.

Pero es muy difícil conocer qué sucedió antes de esos 800.000 años. Los nuevos registros cuentan con estimaciones mucho más precisas que las disponibles hasta ahora sobre lo que ocurrió en ese período de 20 millones de años.

Niveles sostenidos

Las investigaciones recientes han permitido conocer mejor el período Mioceno, que comenzó poco antes de hace 20 millones de años.

Al comienzo de esta era, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se ubicaba cercana a las 400 partes por millón (ppm), pero unos seis millones de años después comenzó a decaer, una tendencia que contribuyó a la formación del casco antártico y la capa de hielo perenne que cubre el Ártico.

Las altas concentraciones se deben probablemente a la intensa actividad volcánica en lo que hoy es la cuenca del río Columbia en América del Norte, donde unas formaciones rocosas conocidas como basalto de inundación evidencian que hubo una época en la que rutinariamente la roca fundida fluía sobre la superficie terrestre.

En los milenios subsiguientes, las concentraciones de dióxido de carbono han sido mucho más bajas. En los últimos millones de años oscilaron entre las 180 ppm y las 280 ppm, al compás de las distintas eras del hielo y los períodos interglaciales más cálidos.

Ahora, las emisiones humanas de gases que producen el efecto invernadero han devuelto estas concentraciones hacia un nivel cercano a las 400 ppm, una barrera que con toda probabilidad se superará en la próxima década.

"Lo que hemos demostrado es que en el último período en que las concentraciones de CO2 se sostenían en torno a los niveles actuales, el nivel del mar era de entre 25 y 40 metros superior al actual", explica la directora de la investigación, Aradnha Tripati, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA).

"Con niveles sostenidos de CO2 como los actuales, no se requieren grandes cambios en la concentración atmosférica para que se derritan los cascos de hielo", le dijo a la BBC.

Los altos niveles de CO2 y los altos niveles de los mares quedaron asociados tras su investigación a temperaturas de entre 3 y 6 grados centígrados más altas que el promedio actual.

Sin dudas

"Esto (...) hace que el futuro luzca más tenebroso de lo que muchos pensaban antes", señaló Jonathan Overpeck, que formó parte de un estudio sobre climas ancestrales del Panel Intergubernamental sobre Cambios Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) en 2007.

"Si alguien todavía duda de la relación entre el CO2 y el clima, debería leer ese informe", agregó.

El nuevo registro no implica que el incremento en los niveles de CO2 deba resultar de manera definitiva en cambios enormes en los niveles del mar, o que los mismos ocurran rápidamente, apuntó la doctora Tripati, la directora de la investigación.

"No existen analogías perfectas en el pasado para el cambio climático hoy o en un futuro", indic

Fuente: BBC Mundo

Imagen: sobreargentina.com

www.cambioclimatico.com
Publicar un comentario