jueves, 5 de agosto de 2010

Reviviendo el tornado del 15/09/06 en Barranquilla.

Tornados, se encienden las alarmas
Por Nelson Vásquez Castellar
Sept. 20 de 2006



Ya es un hecho frecuente que en la ciudad de Barranquilla y en el municipio de Soledad Atlántico, sobre todo en zonas aledañas al río magdalena, se presenten, cuando las condiciones meteorológicas son propicias, la ocurrencia de fenómenos atmosféricos de gran magnitud que causan desastres y calamidades a la población. Estos fenómenos tradicionalmente denominados vendavales, cada día se hacen más intensos y son más victimas las que cobran; siendo sus manifestaciones más notables las voladuras de techos, el crecimiento sorprendente de las aguas de los arroyos que se entrecruzan a lo largo y ancho de la ciudad, la parálisis del transporte por las principales vías, el cese en algunos casos de las actividades normales de la gente, y en casos extremos, la muerte de personas.

Sin embargo, para la sorpresa de los entendidos en el campo de la física y, sobretodo, de la meteorología, se ha hecho evidente de un tiempo para acá, la ocurrencia de tornados que han despertado el temor, y aún, la curiosidad de la población en general, dada su gran fuerza destructiva y su particular apariencia. Este fenómeno característico de latitudes medias se forma a partir de la base de una nube de gran extensión vertical llamada cumulonimbus, la cual también es la causante de fuertes precipitaciones y tormentas eléctricas, además, hace presencia en las líneas de inestabilidad, en los frentes y en los huracanes. La formación del tornado se evidencia por la presencia de un vortice o remolino de reducida extensión horizontal y de gran intensidad que se prolonga de la nube hacia abajo. Se puede observar a simple vista una nube giratoria en forma de embudo que se extiende desde la base de la nube que le dio origen. Su color puede ser blanco, o gris claro mientras permanece suspendido de la nube madre, pero al hacer contacto con la tierra toma color gris oscuro o negro debido al polvo y escombros que son succionados del suelo. Generalmente es de corta duración, oscilando entre menos de diez minutos y, en los casos más violentos, una hora.

La causa principal de su formación es el fuerte contraste de temperaturas entre dos masas de aire que se encuentran formando un área frontal de reducida extensión y de gran inestabilidad, lo cual acompañado de un descenso de presión atmosférica del orden de 25 milibares y precedido por una elevada temperatura, da inicio a su formación. Su intensidad será mayor en la medida en que la diferencia de temperaturas entre las masas de aire sea más amplia y la reducción de la presión sea más acusada. La acción combinada de la fuerza del viento giratorio que puede sobrepasar los 500 km/h y la diferencia de presión que ejerce en áreas muy localizadas, sumadas a las intensas lluvias y los rayos, pueden llegar a ser devastadores.

Cuando el mismo fenómeno se desplaza sobre una superficie líquida recibe el nombre de tromba. Estas se han presentado en algunas ocasiones en inmediaciones del municipio costero de Puerto Colombia ubicado también en el departamento del Atlántico.

El lo que va corrido del año, el del pasado viernes 15 de septiembre es el cuarto tornado que se presenta en el área señalada, antecediéndolo uno presentado en el corregimiento de Palermo, jurisdicción de Sitio nuevo Magdalena el pasado 26 de agosto, y que dejó aproximadamente 10 casas destechadas, y dos más que igualmente se presentaron en cercanías al río, pero más hacia el lado del municipio de Soledad, causando daños materiales en la mayoría de los barrios aledaños a la arteria fluvial.

Lo que enciende las alarmas para prestar una mayor atención a la ocurrencia de este fenómeno natural, es que se originó en un área neurálgica de la ciudad de Barranquilla, densamente urbanizada y en la que tradicionalmente no habían ocurrido. Pues su corredor o área de desplazamiento normal ha sido siempre la zona aledaña al río magdalena, especialmente el tramo soledeño.

Este tornado ha sido el mayor de todos los registrados hasta el momento, excediendo al ocurrido en el año 2001 en Soledad y que destruyó al barrio Villa Adela. Su tamaño físico fue mayor, así como la amplitud del área devastada. Se calcula que este recorrió aproximadamente 10 kilómetros a lo largo y se desplazó 150 metros a lo ancho en un tiempo de 15 minutos, llevando una velocidad de desplazamiento de 44 kilómetros por hora y categorizandose como tornado de categoría 2 según la escala fujita-pearson (F2), dada la magnitud de los daños ocasionados. Esto quiere decir que la fuerza o intensidad de sus vientos en circulación oscilaron entre 151 y 250 km/h.

Causa sorpresa y a la vez extrañeza, el hecho de que en la ubicación geográfica en la que se encuentra Barranquilla se puedan presentarse este tipo de fenómenos que según los estudios de meteorología solo se presentan en latitudes medias, es decir en la franja que va desde los trópicos (de cáncer en el hemisferio norte y de capricornio en el sur) hasta los círculos polares (ártico en el norte y antártico en el sur); tal es el caso de los tornados que se presentan en los Estados Unidos en los estados de Alabama, Arkansas, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Louisiana, Mississippi, Missouri, Nebraska, Oklahoma, Dakota del sur y Texas, así como en algunos países sureños como Argentina y Uruguay.

El caso nuestro es un caso especial, el cual debe hacérsele un seguimiento y un estudio detallado para poder prevenir futuros desastres. Cobra igualmente importancia el hecho de educar a la población sobre cuales deben ser las medidas a tomar en caso de la ocurrencia de nuevos tornados, ya que su predicción se dificulta por el momento debido al poco estudio que existe sobre el y la rapidez de su formación.

El riesgo para la ciudad es alto, pues la amenaza del fenómeno, sumado a la vulnerabilidad de la ciudad en materia de prevención y capacidad logística en atención de desastres de las magnitudes en las que puede ocasionar un tornado, así lo da a entender. Urgen medidas eficaces.

Fotografía: El heraldo.com.co
Publicar un comentario