miércoles, 3 de junio de 2015

DÉFICIT ACTUAL DE PRECIPITACIONES EN BARRANQUILLA

Ha terminado el mes de mayo y el saldo respecto al nivel promedio de precipitaciones que lo caracteriza es negativo por cuarto año consecutivo. Sin embargo, niveles tan bajos como el de este año no se habían experimentado desde 1997. En esa ocasión la cantidad de precipitación caída fue de 25,6 milímetros, bastante coincidente con la de este último año cuyo registro estuvo en 27,8. El mes de abril pasado también ha resultado ser uno de los más secos de la historia debido a que no se registró caída de lluvias. Para ambos meses las precipitaciones han experimentado una caída sostenida desde los últimos 4 años respecto al promedio climatológico 1981 – 2010 y de acuerdo a los datos suministrados por la estación meteorológica del IDEAM instalada en el aeropuerto Ernesto Cortissoz.

Fuente: El autor
Fuente: El autor
En los dos últimos años, el comportamiento de la precipitación en el mes de mayo ha sido característico de un mes árido de acuerdo al índice de aridez de Gaussen, aún a pesar de ser el mes con mayor nivel pluviométrico promedio normalmente del primer semestre con cantidades alrededor de los 118 milímetros. Abril, a pesar de ser un mes árido en esta zona, es normal que mantenga promedios del orden de 31 mm. Sin embargo, este año no presentó precipitaciones; configurándose uno de los abriles más secos de los últimos 25 años.

Este comportamiento presenta cierta ciclicidad. Factores como la presencia del fenómeno ENOS, la ZCIT, la actividad en El Caribe durante la temporada de huracanes y la oscilación del atlántico norte (NAO por sus siglas en inglés), entre otros, condicionan el régimen de las variables meteorológicas en la región, especialmente de las precipitaciones, las cuales tienen una marcada estacionalidad. Por lo tanto es muy probable que el comportamiento actual sea transitorio y nuevamente retome una tendencia alrededor a los promedios normales.

Más allá de lo que se evidencia en el momento, al hacer un análisis entre los promedios climatológicos de las series de tiempo 1971 – 2000 y 1981 – 2010, se puede observar un aumento en la precipitación anual promedio, especialmente desde junio a diciembre. Tal ha sido el aumento que el régimen pluviométrico con característica bimodal que presenta la ciudad está pasando a ser monomodal, principalmente debido al incremento de los promedios en los meses de junio, julio y agosto.

Fuente: El autor

Realizando un análisis de anomalías y tendencias de las precipitaciones en los meses de abril y mayo, utilizando una correlación polinómica para seis períodos, se prevé que, matemáticamente, para los próximos años debe darse un aumento en las cantidades de lluvia caída para ambos períodos.

Fuente: El autor

Fuente: El autor

Incorporando el índice de aridez de Gaussen al análisis de los datos se puede establecer que de acuerdo al comportamiento de la precipitación y la temperatura promedio, el mes de mayo se configuró como un mes árido más allá de que en condiciones normales no lo es. 

Observando los gráficos del índice señalado se puede evidenciar que los meses que entran según los promedios de la serie de tiempo 1981 – 2010 en la categoría de aridez (niveles por debajo de la línea roja) son diciembre, enero, febrero, marzo y abril. Junio, julio y noviembre se pueden considerar semiáridos, mientras que los catalogados como húmedos (niveles por encima de la línea verde) son mayo, agosto, septiembre y octubre.  

Fuente: El autor


El índice de aridez de Gaussen determina que:

En lo que va corrido de 2015, hasta mayo 31, la cantidad de precipitación caída ha sido de 69,6 milímetros. A esta fecha el nivel normal debe estar alrededor de 153 milímetros. Además de ello el mes en que más ha precipitado durante el año ha sido febrero (41 mm), algo inusual por cuanto este es un mes en donde normalmente se presenta escasa presencia de lluvias. Este comportamiento no debe ser motivo de alarma pues obedece a características propias de la variabilidad climática. 


Nelson Vásquez Castellar




Publicar un comentario