miércoles, 8 de octubre de 2008

Ni un grado más


El calentamiento global no está fuera de control, pero al ritmo que va, alimentado por la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero y la deforestación indiscriminada de zonas amplias de pluviselvas y bosques, puede estarlo. Cada grado es crítico, y para este siglo existe la posibilidad de un aumento entre 1 y 6 grados Celsius.

Una evaluación mundial de datos a partir de 1970 muestra que es posible que el calentamiento antropogénico ya haya tenido una influencia perceptible sobre muchos sistemas físicos y biológicos. Con cada grado que aumente la temperatura media del planeta nos espera un futuro radicalmente diferente.

Con un grado más…

El Ártico no tendrá hielo la mitad del año. Se abriría el legendario paso noroeste para los barcos.

Miles de casas en la bahía de Bengala se inundarían.

Los huracanes estarían comenzando a golpear el sur del Atlántico. Dentro de sus trayectorias se incluirían las costas norte y noreste suramericana.

Severas sequías harían presencia al oeste de los Estados Unidos, causando escasez de alimentos como granos, cereales y carnes. Una zona hiperárida podría emerger al oeste de Nebraska.

Muchas especies, tanto de la flora como de la fauna, no podrían sobrevivir.

Al ritmo actual en cuatro décadas los glaciares del Himalaya pueden desaparecer, en cincuenta años el derretimiento de Groenlandia podría se inevitable, al final del siglo el Amazonas no sería más que una sabana árida y Australia pasaría de ser el continente más seco del mundo a una simple masa árida de tierra. El calentamiento cambia el modo de funcionamiento de la tierra y si no se toman medidas para mitigarlo es muy probable que sigan en curso los procesos para que se desencadenen los escenarios expuestos en las anteriores líneas.

Un escenario adecuado conllevaría necesariamente empezar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a niveles considerables. Superiores a los estipulados en el protocolo de Kyoto.

Con las políticas actuales de mitigacion del cambio climático y las prácticas relacionadas de desarrollo sostenible, las emisiones mundiales de GEI continuarán en aumento en las próximas décadas. Urge un cambio de dirección. Un grado más puede ser nefasto.
Publicar un comentario